Miedo al Rechazo en una Llamada en Frío

¿Tienes problemas para hacer llamadas en frío a potenciales clientes, potenciales prospectos o leads? A todos nos ha pasado esto alguna vez. El problema es que este miedo al fracaso puede sabotear tus ventas. Para ayudarte a superar tus temores de rechazo y convertirte en un vendedor con más confianza sigue este método para la realización de ventas por teléfono.

ELIMINAR EL MIEDO AL RECHAZO EN TUS LLAMADAS DE VENTA

Hay una fórmula sencilla que se puede utilizar para eliminar el miedo al rechazo de las llamadas de ventas, llamado el «Método de las 100 llamadas.» A través de los años, hemos trabajado con diferentes compañías, con la venta de diferentes productos y servicios en diferentes mercados.

Al comienzo de cada nuevo proyecto de ventas, siempre nos poníamos nerviosos e inquietos. Nuestros temores al rechazo y la resistencia u oposición en la llamada era lo primero que resonaba en nuestra mente y nos retenía a llamar a gente nueva.

CONSEJO PARA LLAMADAS EN FRÍO: EL MÉTODO DE 100 LLAMADAS

Pusimos en práctica la técnica para hacer llamadas en frío por teléfono, también conocido como el método de 100 llamadas. Y esto cambió nuestro rumbo. Este método es simple. Donde quiera que estés en tu carrera en el mundo de las ventas, ya seas principiante o alguien con experiencia, en cualquier etapa, sólo tienes que hacer un compromiso contigo mismo para salir y hacer llamadas de ventas a 100 prospectos o potenciales clientes tan rápido como puedas. Combina esta resolución con la decisión de que no importa en absoluto si las personas terminan comprando.

En lo que a ti se refiere, no importa si responden de manera positiva o negativa. Tu objetivo es simplemente hacer 100 llamadas tan pronto como te sea posible. Si haces diez llamadas por día, puedes lograr tu objetivo dentro de dos semanas.

Si haces 20 llamadas al día, puedes alcanzar tu meta de 100 llamadas en una semana laboral de cinco días.

OBTENER MEJORES RESULTADOS Y GENERAR UNA LISTA DE POTENCIALES CLIENTES

Cuando no te importa si haces una venta, la mayor parte de tu miedo desaparece. De hecho, se empieza a ver como un juego. ¿Cuántas personas puedes conseguir gracias a hablar, y cuán rápido puedes  hacerlo? Lo que hemos encontrado es que la mejor generación de potenciales clientes viene cuando tu pones foco y acción y no te importa nada, porque no tienes miedo al fracaso.

Por supuesto, es normal que te preocupes por la obtención de un resultado positivo por los esfuerzos que haces a la hora de prospectar.

Pero si al mismo tiempo no te importa si a la persona le va a gustar o no, si estará dispuesto a verte o no, o si querrá comprar tu producto, servicio o no; el mantener un sentido de desapego emocional te va a permitir mantener la calma y estar positivo, sin importar lo que te digan.

De hecho algo que te ayudará y que a nosotros nos a ayudado mucho; es que no vas a vender…vas a hacerles un favor.

Porque si tu producto o servicio es genuinamente bueno, es algo que ellos necesitan. Así que lo que tienes que cambiar en tu mente es que no vas a vender sino a hacerles un favor; y por eso ellos tienen que estar contentos de pagarte por tu producto o servicio.

Cuando tienes grabado esto en tu mente; tu actitud se vuelve mucho más positiva, alegre y honesta y eso la gente lo percibe.

Y este es el más notable descubrimiento. Si haces 100 llamadas tan rápido como puedas sin preocuparte acerca de si la gente estará interesada, en realidad comenzarás a descubrir buenos potenciales clientes. Comenzarás a cerrar citas o reuniones. Comenzarás a cerrar ventas.

Sin importar lo que pase y aunque no consigas los resultados deseados al principio, siempre puedes volver a pisar el acelerador de tu carrera en el mundo de las ventas.

CONCLUSIÓN

Este método sencillo tiene todo el potencial para impulsar tus ventas, desbloquear tu energía, y te dará un «comienzo rápido» en el éxito de ventas para el año o para el trimestre. Inténtalo por ti mismo y verás.

Estaremos encantados de saber tu opinión y de si pones en práctica este método, que nos cuentes cómo te ha ido.